El color tiene directa relación con el resultado de la impresión que queremos al solicitar un trabajo, y más aún al momento de cotizar porque así podemos optimizar tiempos y recursos según los requerimientos. En impresión offset se puede imprimir en CMYK, es decir cuatricromía cyan, magenta, amarillo y negro, lo que quiere decir que nuestro trabajo quedará “a todo color”. Ahora también es posible imprimir en tres, dos o una tinta de la cuatricromía, como también es posible imprimir en un solo color, como es el caso de documentos, facturas, guías de despacho, etc.
Por otro lado también existen las tintas especiales llamadas Pantone, en donde podemos llegar a un color en particular solo ocupando una tinta o bien las que se deseen.